Cartera perdida (y encontrada) en un coche Cabify

Cartera perdida (y encontrada) en un coche Cabify

En los taxis y en los coches de Uber y Cabify pueden pasar muchas cosas. Los conductores tienen la suerte (o la desgracia) de enfrentarse a clientes y situaciones totalmente surrealistas o, cuanto menos, curiosas.

Hoy os voy a contar la historia de un chico que dio por perdida su cartera en un vehículo de Cabify… Por suerte, esas “casualidades de la vida” hicieron que todo se quedara en un susto.

El chico en cuestión, a quien llamaremos Juan (por ejemplo) salió de fiesta un viernes y estaba muy cansado para volver a casa en transporte público. Pidió un vehículo Cabify y se fue a casa en el coche medio dormido.

Pero el alcohol también había hecho efecto, así que nuestro amigo Juan se bajó enseguida del vehículo y no se dio cuenta de que había perdido la cartera hasta que no subió a casa.

Juan pensó que se la había dejado en el bar, así que pidió rápidamente otro Cabify para volver al local y buscarla cuanto antes.

¡Sorpresa! El conductor que lo recogió era el mismo de antes porque no se había alejado de la zona. ¡Casualidades de la vida!

Juan se subió rápidamente al coche, se sentó de nuevo en el asiento de atrás… ¡y encontró la cartera!

Cartera perdida (y encontrada) en un coche Cabify

Al parecer no la había olvidado en el bar: se le había escurrido del bolsillo en el trayecto a casa.

Una historia con final feliz y con risas para el conductor (que me contó la historia) y para el pasajero 😀

puerta mi vida en cámara oculta

¡Perdón, me confundí de puerta!

Hoy tengo que compartir una anécdota muy tonta que protagonicé por ir demasiado despistada. En mi defensa diré que era viernes por la tarde, a última hora, después de una larga semana de trabajo… Y con el cansancio y mi despiste me confundí de puerta en una urbanización.

Os pongo en situación: había acudido a casa de una conocida en un barrio bastante alejado de mi casa. Es una zona con urbanizaciones grandes, de esas en las que un mismo número de la calle está compuesto por varios edificios…

La urbanización era un auténtico laberinto, nunca había estado allí antes,  y tuve que dar varias vueltas hasta encontrar el edificio y la escalera correspondientes.

puerta mi vida en cámara oculta

El caso es que era viernes por la tarde, como ya he dicho, y a última hora. Estaba agotada después de una semana muy completa de trabajo y salí bastante tarde de casa de mi amiga.

Cuando salí del portal de su edificio, me acerqué a la puerta de la urbanización, porque recordaba hacia qué calle estaba orientada. Pero en ese lateral no conseguía encontrar la salida: solo veía las vallas altas de metal y no distinguía ninguna zona distinta donde pudiera haber una puerta.

Por fin, a la izquierda del todo, encontré una puerta, y estaba segura de haber entrado por ahí al llegar.

¡Error!

La puerta era de cristal oscuro y no podía ver claramente lo que había al otro lado, pero estaba convencida de que era la salida de la urbanización. Además, estaba pendiente del teléfono porque iba hablando con una amiga por WhatsApp…

Abrí la puerta, tirando de ella con gran decisión, y me di un susto de muerte. Me había confundido de puerta y esa no era la de salida, sino la de la conserjería. Ahí estaba el conserje, sentado y mirándome con cara de sorpresa y diversión por mi error.

Casi me muero de la vergüenza, sobre todo porque desde dentro se veía perfectamente lo de fuera. El hombre me había visto llegar distraída con el teléfono y totalmente convencida al abrir la puerta.

Le pedí disculpas varias veces, sin poder evitar la risa nerviosa, y me fui de allí a toda velocidad (por la puerta real del edificio).

Creo que el conserje aún se está riendo de mí… ¡Tierra, trágame!

Una nueva etapa en el blog

Una nueva etapa en el blog

'CCTV Camera', fotografía de Ian Britton

‘CCTV Camera’, fotografía de Ian Britton

¡Hola de nuevo!

Qué raro se me hace empezar de cero; o, mejor dicho, continuar por otro camino una aventura que empezó el 11 de mayo de 2010.

Mi vida en cámara oculta nació como un blog integrado en Gaceta Joven, pero después de todo este tiempo, y por motivos ajenos a mi voluntad, tiene que abrirse paso lejos del mencionado portal. Como se puede apreciar, este nuevo diseño tiene poco que ver con el original, porque me apetecía darle un nuevo aire al proyecto.

Tardaré un tiempo en transferir todo el contenido de un sitio a otro. De momento (este post está publicado el 21 de febrero de 2012), el contenido sigue disponible en la dirección anterior. Dentro de poco, los posts se borrarán de ahí y aparecerán aquí, con las mismas fechas y la misma información.

Tengo muchas ganas de empezar esta nueva etapa en mi loco diario de aventuras absurdas y anécdotas divertidas. Espero poder actualizarlo, como siempre, dos veces a la semana.

¡Gracias por estar aquí!

Mi vida en cámara oculta

¡Cumpleaños feliz! (V y fin)

Mi vida en cámara oculta

Ya ha llegado el momento de terminar las celebraciones del primer blogniversario, pero hacemos una despedida por todo lo alto: la lectora Berme, que ya ha contribuido en ocasiones anteriores a amenizar un poco este humilde blog, me ha enviado dos posibles “logos” o diseños perfectos para Mi vida en cámara oculta.

Quiero aprovechar para agradecer, una vez más, todos vuestros envíos y vuestras aportaciones. Gracias a Nahus, a Amalia, a Pablo, y al equipo Sandra y Sakura por sus material tan original y lleno de cariño.

También debo mencionar a todos los que felicitaron el cumple de este blog pero no pudieron enviar nada “de su cosecha”. Mis saludos a Mercedes, a Jesús, a Soulinake (¡pienso seguir dándole la lata hasta que me envíe el vídeo de cocina dedicado que me prometió!), a mis profesores de la universidad, y, por supuesto, ¡a todo el equipo de Gaceta Joven!

Y después de estas líneas que tanto me recuerdan a cualquier discurso de agradecimiento en una aburrida entrega de premios, os dejo con lo verdaderamente importante: uno de los dibujos de Berme. ¡Me encanta el osito!

Amalia Panea

¡Cumpleaños feliz! (IV)

Queridos lectores:

Debo confesar que me hace mucha ilusión seguir recibiendo vuestras aportaciones para celebrar el “cumple” de este humilde blog.

El siguiente turno en nuestro especial conmemorativo del blogniversario de Mi vida en cámara oculta es para Amalia Panea, otra colaboradora en Gaceta Joven.

Su regalo también ha sido muy especial porque ha dejado de lado su rutina de redactora (¡todo el día escribiendo!) para hacerse una foto muy especial.

Amalia Panea

En sus propias palabras: ¡Esta soy yo lanzándome de cabeza a leer tu blog!

Como siempre, agradezco mucho el detalle y espero poder incluir más cosillas interesantes en los próximos días. ¿Alguien más se anima? No dudéis en escribir a la dirección mi.vida.en.camara.oculta@hotmail.com

Un microrrelato de elefantes para celebrar el primer blogniversario de "Mi vida en cámara oculta"

¡Cumpleaños feliz! (III)

Un microrrelato de elefantes para celebrar el primer blogniversario de "Mi vida en cámara oculta"

Imagen de nina056.

¿Cómo estáis, lectores incondicionales? Me alegra mucho poder seguir celebrando el 11 de mayo durante tanto tiempo… ¡Y todo es gracias a vuestras aportaciones!

Hoy cambio de la fotografía a la escritura para compartir con vosotros un microrrelato enviado por Pablo López, otro periodista amante de los blogs que escribe en su página personal y en la redacción de Sin futuro y sin un duro.

Cuando leí el cuento pensaba que me estaba vacilando, pero saqué fuerzas para leerlo hasta el final y me pareció curioso.

Pablo me escribió: “Laura siempre tiene una historia que contar, de la cosa más grande o más pequeña que a una persona le pueda pasar. Aprovecho el cumpleaños de este blog, que recoge algunas de sus historias como un mosaico de anécdotas, para com partir con ella y con todos vosotros un pequeño relato que pocas personas han leído. Espero que os guste a pesar de su sencillez”.

Y este es el relato:

UN elefante se balanceaba sobre la tela de una araña, como veía que no se caía fue a llamar a otro elefante;

DOS elefantes se balanceaban en la tela de una araña, como veían que no se caían fueron a llamar a otro elefante;

TRES elefantes se balanceaban en la tela de una araña, como veían que no se caían fueron y montaron una multinacional dedicada a la venta de tejidos que, por cierto, son muy resistentes.

Pluma y papel

¡Cumpleaños feliz! (I)

Pluma y papel

Imagen de Antonio Littero

Hoy es 11 de mayo de 2011 y, por tanto, toca celebrar el primer “blogniversario” de Mi vida en cámara oculta, un espacio de anécdotas divertidas que no podría existir sin vuestra colaboración y sin el tiempo que dedicáis a leer las estupideces que me ocurren día a día. Algunos de vosotros me habéis enviado aportaciones para celebrar esta fecha tan señalada en Gaceta Joven, así que durante unos días publicaré lo que me habéis enviado con tanta ilusión.

Ahora es el turno de Nahus, que con bastante sentido del humor ha escrito un poema muy peculiar e, incluso, algo “absurdo”. ¡Perfecto para iniciar los especiales del “blogniversario”!:

No es lo mío el dibujo, trazos finos, líneas pulcras,

tampoco lo son otras artes, música, discurso o escultura.

Pero si nada escribiese,

sería el silencio que insulta,

así que clamen mis versos:

“¡FELICIDADES CÁMARA OCULTA!”