No veo lo que hay enfrente de mis narices

No veo lo que hay enfrente de mis narices

Imagen propia (de mi Instagram @pelucheando).

Como ya os comenté en el post anterior, estoy pasando unos días en Lima y fui a Cuzco y al Machu Picchu la semana pasada.

La anécdota que os voy a contar hoy ocurrió en Cuzco, una ciudad que ya habíamos visitado hace cuatro años. Esta vez teníamos ganas de comer en un restaurante en el que ya habíamos estado en la otra ocasión, pero no conseguíamos encontrarlo.

Nos acercamos a un policía en la calle para preguntarle, pero no sabía indicarnos. Y justo cuando me estaba fijando en el edificio que había detrás del policía… ¡tachán! Vi bien grandes las letras con el nombre del restaurante.

Como se suele decir en estos casos: “¡Si es un lobo, me muerde!”

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s