Excursiones nocturnas al trastero (II)

Excursiones nocturnas al trastero

Imagen de AmosWolfe

Ya os he contado cómo y por qué acabamos mis amigas y yo en un trastero a altas horas de la madrugada durante una fiesta. Pero la historia no termina ahí… Sé que pensaréis que la situación ya era bastante surrealista y no necesitaba “añadidos”, pero no puedo evitar contaros qué pasó a continuación (¡no puedo cambiar el pasado!)

Después de la mítica foto en el trastero, removimos varias cajas y rebuscamos en el armario para intentar localizar los famosos Playmobil, aunque no tuvimos ningún éxito. Llegamos a ver una muñeca Barbie vieja y bastante despeinada, pero no nos apetecía en absoluto recordar viejos tiempos con ella. Lógico, ¿no?

De repente, encontramos una auténtica joya: ¡un Scalextric! Y allá fuimos, escaleras abajo (de nuevo a oscuras y en silencio), con la caja de los coches y una emoción infantil que no os podéis ni imaginar.

Pero la emoción desapareció nada más llegar a la habitación de mi amiga: abrimos la caja, montamos la pista y dispusimos todo para jugar, buscamos las pilas… ¡pero el mando no funcionaba!

En ese momento, decidimos mandarlo todo a la porra y acabamos jugando a hacer “cadenas” de efecto dominó en el suelo, aunque os podéis imaginar que el pulso no era muy bueno debido al sueño, las risas y lo absurdo de la situación. En cualquier caso, lo pasamos fenomenal.

¡Vaya noche tan absurda!

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s