Cómo caer mal a un profesor a la primera

Cómo caerle mal a un profesor a la primera

Imagen de Charles Haynes

Probablemente ya haya aprovechado otros muchos posts para contaros anécdotas de mis experiencias fuera de España. Sin embargo, a mí no me parecen suficientes porque tengo infinidad de historias que puedo compartir con vosotros… Y, por si fuera poco, viajo siempre que puedo (¡y así me ocurren muchas más!)

Lo que os voy a contar ahora me ocurrió en 2005, el primer año en el que hice un curso de verano en el extranjero. Para ser más precisos, viajé a Worthing (Inglaterra), y me enfrenté a un mes de contacto con esa comida británica que tanto pavor causan a los españoles. Pero no me imaginé que mi “problema gastronómico” fuera a afectar a mis relaciones con los profesores de la escuela…

Uno de los primeros días de clase, tuvimos una actividad de puesta en común y de conocimiento con los alumnos de los distintos grupos. Para “romper el hielo”, una de las profesoras pidió que contáramos lo que más nos gustaba (y lo que menos) de Inglaterra. Fiel a mis principios, yo contesté que lo que menos me gustaba de ese país era el horrible fish and chips, ya que me parece muy grasiento.

Cuando llegó el turno de la profesora, me dirigió una de esas miradas intimidatorias y dijo “Lo que más me gusta de Inglaterra es el fish and chips, mi plato favorito”.

¡Muy bien! Esa soy yo, haciendo amigos desde el principio…

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s