Cómo hacer el ridículo con una mochila

Mochila

Imagen de faseextra

A veces me entran ganas de gritar “¡Soy experta en hacer el ridículo!” Os aseguro que me voy superando a mí misma con el paso del tiempo (a mí me parece que parece que la inteligencia o la no-patosidad no se desarrollan al cumplir años).

Siempre voy a clase con el ordenador en la mochila para poder tomar apuntes, así que necesito una mochila que resista el peso. Mi querida mochila negra empezó a romperse en los primeros meses del curso pasado, así que mis queridos compañeros de la universidad me compraron otra muy chula por mi cumpleaños.

No solo es mochila, sino también “maletín” porque tiene cintas para que la puedas colgar a la espalda o solo en un hombro (en ese típico “formato” de los maletines de portátiles). Pero he descubierto una gran desventaja de esa “tercera asa” para su posición horizontal…

La semana pasada, cuando fui a bajar uno de los tramos de escaleras de la facultad (con la mochila puesta a la espalda), el asa lateral se quedó enganchada en la barandilla y fui el hazmerreír de mis amigos y, de paso, de otros muchos alumnos desconocidos que pasaban por allí…

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s