Frases comprometedoras

Frases comprometedoras

Imagen de Ajay

¡Hola de nuevo!

Os escribo muy contenta porque tengo una anécdota bastante divertida que contaros, y que tiene mucho que ver con esas frases con doble sentido tan fácilmente malinterpretables.

Este fin de semana he estado en un evento de aeróbic, “dando saltos todo el día” (como diría mi madre), y he tenido la ocasión de conocer a varios monitores muy buenos que han participado en muchas convenciones del ámbito internacional. Eran muy simpáticos, pero también les ocurre ese problema tan típico “para el resto de mortales”: decir frases con doble sentido en el contexto equivocado.

El sábado por la noche, después de muchas horas de ejercicio físico, algunos asistentes salieron por ahí a tomar algo, y se generaron dos conversaciones paralelas en dos círculos distintos. Una de las monitoras del evento estaba hablando de que cansa mucho más impartir una clase que recibirla como alumno, y se acercó a otros dos chicos continuando con su tema. Su frase fue: “¡Claro, es que no es lo mismo estar arriba dando que abajo recibiendo!”

Con “arriba” y “abajo” se refería, por supuesto, a la tarima, pero supongo que entendéis el doble sentido que causó carcajadas esa noche…

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s