El hombre contra la máquina

Siendo más específicos, podría haber titulado este post La mujer contra la máquina o Yo contra la máquina, porque he sido yo la víctima de unas rebeliones tecnológicas muy extrañas en estos últimos días.

Para empezar, el fin de semana pasado detecté un problemilla en mi portátil: ¡no podía introducir ningún CD en el lector!

Me quedé pensando en que podría haber algún CD atascado, pero después de consultar varios foros y descubrir cómo forzar la expulsión (ya que el ordenador no reconocía ningún disco), me di por vencida: oía el clásico ruidito del portátil intentando expulsar algo sin éxito.

Finalmente, algo debió de ocurrir, porque, el problema con el lector se solucionó (no había ningún CD atascado) y he conseguido seguir trabajando con él.

Parece extraño e insignificante, ¿no? Pues ahí va la siguiente rebelión tecnológica:

Ayer me acerqué a un cajero a sacar dinero. Me querían cobrar comisión por la operación, lo cual sería normal si no fuera porque estaba en un cajero de mi banco. Me quedé alucinada y pensando que podría haber escrito a ADV.

Me resigné, guardé mi tarjeta, saqué otra y conseguí retirar dinero de mi cuenta sin que mi propio banco me cobrara comisiones absurdas. Lo que hay que aguantar…

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s