La espera de la Torre Eiffel

¡Hola, queridos lectores!

Este finde he aprovechado algo de tiempo libre para volver a subir a lo más alto de la Torre Eiffel, experiencia que ya había vivido el año pasado. Lo que no podía imaginar es que se prolongaría un poco más (¡cómo no!) mi mala suerte.

Me he acordado de que, el año pasado, tuve que esperar casi dos horas de cola para poder comprar los billetes. Fue entonces cuando descubrí que se pueden comprar con antelación por Internet para no tener que aguantar esa locura, y prometí que me aplicaría el cuento para la siguiente ocasión (que ha sido este fin de semana). Ya os lo contaré en estos días.

Volviendo a aquellas interminables dos horas, tengo que añadir que mi amiga y yo teníamos delante a una familia con dos hijos (de, aproximadamente, 15 y 9 años). Estaban los dos más aburridos que una ostra, y el mayor decidió solucionar la situación cantando canciones de todo tipo y haciendo los gestos típicos de “guitarra imaginaria”, “bajo imaginario”, “batería imaginaria”, etc.

Lo cierto es que a nosotras nos animó mucho y nos reímos casi a carcajadas cuando hizo una “interpretación estelar” de la canción Smells Like Teen Spirit de Nirvana, gritando eso de “Here we are now, entertain us” como si lo estuviera viviendo.

La cuestión acabó en que mi amiga y yo nos compramos una curiosa mascota de globo de harina, y decidimos llamar a dicho compañero “Mr. Gramola” (pronunciado a la francesa).

Torre Eiffel

Una foto que hice a Mr. Gramola

Aaay, qué recuerdos…

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s