Calzoncillos XXL

'Ashamed monkey' por event18dee

‘Ashamed monkey’ por event18dee

Esta es otra anécdota que me ocurrió en Nueva York el verano pasado.

Creo que el título del post puede sugerir cosas muy diferentes, así que voy a apresurarme a aclarar vuestras posibles dudas.

El tío de la amiga con la que viajé había hecho por Internet un pedido de ropa en una tienda muy cara del centro de Nueva York un mes antes. Con las camisas no hubo ningún problema, pero está claro que alguien lanzó una maldición a los calzoncillos, porque las tallas llegaron totalmente equivocadas. Y cuando digo “totalmente equivocadas”, quiero decir que los calzoncillos eran XXL o, más bien, XXXXXXXXXXXXXXL.

Así que la víctima del problema contó con su querida sobrina y con su amiga (o sea, yo) para ir a descambiar los calzoncillos gigantes en la tienda de Nueva York.

Resultará cómico imaginar cómo, una tarde cualquiera, en medio de nuestro paseo turístico neoyorquino, con un calor tremendo, pantalones cortos y la cara increíble de “adolescentes guiris”, entramos en una tienda muy cara de trajes para caballeros, con dependientes vestidos con máxima elegancia y procurando que ningún cliente quedara disgustado con la atención recibida.

Por si la situación no fuera ya suficientemente patética, nos sentimos realmente incómodas cuando explicamos a una dependienta el problema que teníamos y sacamos de las mochilas los famosos calzoncillos tamaño sábana.

A la pobre chica le tocó sufrir por la lucha entre su “decencia profesional” (que le impedía reírse con nosotras o de nosotras ahí mismo) y el más lógico sentido común (era demasiado surrealista para ser cierto). Finalmente ganó el sentido común y se echó a reír con ganas mientras buscaba una posible solución.

Lamentablemente, tuvo que contar la historia a otro dependiente, quien, después de reír también a carcajadas, nos confirmó que en esa tienda no quedaban calzoncillos y nos dio la dirección de otra donde nos harían el cambio sin problema.

Sí, habéis adivinado: nos tocó repetir otra vez la incómoda situación en otra tienda de la misma cadena, otra tarde cualquiera, pero con los mismos calzoncillos gigantescos y con el mismo aspecto de turistas agotadas.

Finalmente nos cambiaron los calzoncillos por otros de la talla apropiada, y en cierta medida nos dio pena desprendernos de ellos. Eso sí: conservamos una foto con ellos. Os haréis una idea del verdadero tamaño de los calzoncillos si os digo que, teniendo pantalones puestos, nos pusimos los calzoncillos por encima y… ¡cupimos una en cada pierna!

Anuncios

Un comentario en “Calzoncillos XXL

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s