“Bish pagtí” (Beach party). Tercera parte: “El Interesante”

'Grey and navy suit on mannequin' de Paul Goyette.

‘Grey and navy suit on mannequin’ de Paul Goyette.

Siempre me han gustado las personas “misteriosas” o “interesantes”. Algunas son conscientes de ese encanto, y hacen verdaderos esfuerzos para explotarlo al máximo. En esos casos, he de reconocer que mi interés desciende considerablemente; sin embargo; hay excepciones, como para la “fauna discotequera” de la “Beach Party” del sábado.

En cuanto el ambiente se animó, mis amigas y yo salimos a la pista a bailar. Las mexicanas empezaron a aburrirse de la música electrónica francesa y decidieron pedirle al DJ que pinchara algo de reggaetón para cambiar un poco de estilo.

Al mismo tiempo, apareció un grupo de chicos que se acercaban pasito a pasito hacia nosotras, con bastante timidez, hasta que se unieron a nuestro círculo. La música continuó y continuó, y ellos siguieron bailando en sus sitios, sin acercarse más.

Pero… Llegó el reggaetón, y parece que eso animó a uno de ellos a acercarse e intentar seguir nuestro ritmo. Fue verdaderamente divertido enseñarle a bailar reggaetón, y después de eso se quedó con nosotras.

Llevaba vaqueros, una camiseta de rayas blancas y azules y una chaqueta blanca (sí, él también sabía qué ropa hay que ponerse para brillar bien en la luz negra de la discoteca). Francés de piel morena y claros rasgos norteafricanos (Argelia o Marruecos, supongo), alto y de ojos marrones. Lo pasamos muy bien todos bailando, pero empezaba a hacer un calor agobiante, y muchos pedían al DJ que activara el agua del techo (como estaba previsto) para poder refrescarnos un poco. En el momento en que la bendita lluvia llegó, “El Interesante” y todos sus amigos salieron corriendo fuera de la pista. ¿Demasiado elegantes como para mojarse?

Terminó la lluvia, y yo seguí bailando con mis amigas. De reojo, lo vi buscarme desde lejos. Me vio pero no vino hacia nosotras, por lo que pensé que, sencillamente, no quería bailar más conmigo.

Fue entonces cuando “El Pesao” (véase el post anterior) bailó conmigo por primera vez. Enseguida me di cuenta de que “El Interesante” y sus amigos se habían acercado de nuevo y observaban, con una mezcla de preocupación y diversión, las caras que les ponía yo para pedirles que me rescataran.

Finalmente, “El Interesante” se acercó a mí y me tendió la mano en un alarde de caballerosidad. [¡Ooooh, menos mal!]. La agarré fuerte para que tirara de mí, y unos segundos más tarde estaba de nuevo en el círculo de sus amigos y mis amigas, diciéndole a él un “Merci” entre las risas de todos.

Bailamos. Mucho, mucho tiempo. Fue muy divertido. Pero empezó otra vez a caer agua del techo [Ohoh…].

Me dijo “¡tu amiga, te está llamando!”. Me giré rápidamente hacia donde estaban ellas y él aprovechó para salir corriendo de la pista. La alergia al agua haciendo estragos una vez más. Los dos nos reímos.

Esta vez, tardó mucho, mucho rato en volver a aparecer. Sabía perfectamente dónde estaba yo pero no venía a bailar porque quería hacerse el interesante, y a partir de ese momento lo bautizamos así.

Cuando “El Pesao” me secuestró una vez más, no fue “El Interesante” quien vino a rescatarme, sino su amigo, con la típica estrategia de: “¿Quieres bailar con él?”. [Sí, era demasiado importante como para pedírmelo él mismo]. Pero antes sí que me había tendido la mano… No entiendo nada de nada.

Y a partir de ese momento bailé con él. Antes de irse, su amigo se acercó para pedirme, de su parte, mi número de móvil.

Le escribí el número de mi “móvil no oficial” (por si acaso), y se quedó boquiabierto con cara de “¡Mi amigo ha ligado con una española!”. [Vale, a partir de ahora, “bailar” significa “ligar”, según su vocabulario. Y si canté enterita la canción de La Tortura, ¿no era un poco evidente que no soy francesa?]

Después de eso, “El Interesante” (con sus amigos) desapareció de la discoteca y no se volvió a saber de él.

Risas entre mis amigas: hay gente muy extraña en este mundo nocturno. Si por algún casual deja de comportarse como “El Interesante” y le da por llamarme, os contaré.

Esta historia me recuerda un poco al alemán del café en el aeropuerto

Anuncios

2 comentarios en ““Bish pagtí” (Beach party). Tercera parte: “El Interesante”

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s