“Bish pagtí” (Beach party). Primera parte: Stardust

'Gatecrasher', por Mushin

‘Gatecrasher’, por Mushin

Desde que comenzó la loca noche del sábado 24 de julio, me moría de ganas de contaros cada detalle, así que espero que leer os ayude a imaginar una fiesta increíble, llena de anécdotas que aún me hacen reír días después.

Empezaré desde el principio, ya que tengo que recordaros que estoy en Francia todo el mes de julio y que, por tanto, este fin de semana ha sido el último en estas tierras.

Para aprovecharlo al máximo, la discoteca parecía la mejor opción. Pero no una discoteca cualquiera, sino Le Stardust, en la que trabaja la mujer de la familia con la que me hospedo. El antro está en medio de la nada (literal) y bastante lejos de otras ciudades o pueblos (de hecho, el pueblo más cercano se llama “Villeperdue” o “Puebloperdido)”. ¿No da un poco de miedo?

Como iba contando, la mujer de mi familia de aquí se ofreció a llevarnos a las dos estudiantes de la casa (una mexicana y yo), totalmente gratis y sin ningún problema para entrar. Cada una de nosotras con una amiga, nos metimos en el coche, lanzándonos a la aventura de la “Beach Party” programada para esa noche.

Y ahí comenzó la parte más divertida, porque las mexicanas no se habían enterado de que era una fiesta de playa y se habían puesto unos vestidos preciosos y unos tacones impresionantes. Imaginaos cuánto nos reímos las cuatro cuando hablamos de eso. En contraste, yo llevaba puestos unos pantalones piratas ajustados, unas sandalias sin tacón bastante viejas (asumiendo que después de esa fiesta se irían a la basura) y, cómo no, mi camiseta triunfadora para las discotecas, a rayas blancas y negras. Perfecta para la luz negra. Un añadido: me puse el biquini debajo “por si acaso”.

Y ese fue el comienzo de la noche: imaginaos mi aspecto y el de mi otra compañera española (también iba de sport) y el contraste con las mexicanas, que iban tan guapas y arregladas. Sí, la noche prometía.

Nada más llegar a la discoteca (al llegar con alguien del personal, entramos la primeras), nos presentaron a uno de los encargados de seguridad, Kevin, que durante la primera hora estuvo bastante pendiente de nosotras y nos preguntó a menudo si lo estábamos pasando bien. Añadió “si alguien os da problemas, buscadme y lo echo”. Y, por supuesto, nos dieron a todas un collar “hawaiano” para cumplir lo de la fiesta temática. Oye, así da gusto ir a discotecas.

A pesar de que había poca gente al principio, la velada se animó rápidamente porque llegó un grupo de chicas un poco borrachas y que tenían pinta evidente de estar celebrando una despedida de solteras, así que os podéis imaginar el panorama.

Después llegó la canción Allez Olla Olé, la que Francia llevó al festival de Eurovisión de 2010. Es perfecta para bailar y muy, muy divertida.

Seguid conectados para que os pueda contar todo sobre la “fauna discotequera” que nos encontramos. Y también querréis saber los detalles de la “Bish Pagtí” (sí, muchos franceses tienen una pronunciación horrible en inglés).

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s