“Fiefffta” nacional (II)

'Diapositivas Tobogán Piscina Piscina Al Aire Libre' de markus53.

‘Diapositivas Tobogán Piscina Piscina Al Aire Libre’ de markus53.

Voy a continuar con el relato de la “fiefffta” nacional. El día 13, martes, me fui a dormir pensando: “mañana, 14 de julio, voy a aprovechar para ir al centro en bici, daré un paseo por la ciudad y después aprovecharé para coger otra vez la bici hasta la piscina”. [Nota: me he inscrito en un club deportivo que tiene cuatro piscinas interiores, pero también una exterior y una zona muy grande para tomar el sol en tumbonas].

¿Y qué pasó el 14 de julio? Que diluvió. Lluvia, lluvia y más lluvia. Adiós bici.

“Vaaaaale, voy a conectarme a Internet y buscar información sobre los museos…”. Pues no, el 14 de julio estaban todos cerrados.

En fin, siempre nos quedará la piscina cubierta. Adivinad dónde pasé dos horas y media para no aburrirme… Después de los habituales “largos”, aproveché para utilizar los enormes toboganes de agua del recinto. Otros días hay que esperar un buen rato para poder disfrutarlos, y además los niños se aferran a los flotadores gigantes y no hay manera de que compartan. Y tirarse por esos toboganes sin flotador no es tan divertido, como ya sabréis.

Mira por dónde, no me salió del todo mal la jugada. La piscina de agua caliente (estilo spa) estaba también medio vacía, así que me quedé por allí, nadando, utilizando los toboganes (con flotador, claro) y relajándome en los chorros de agua.

Bonita fiesta nacional. Cuando salí de la piscina seguía diluviando. Y el resto de la tarde lo pasé en casa, trabajando.

Por la noche volví a salir (por fin dejó de llover) para disfrutar de los fuegos artificiales “de verdad”, que duran más tiempo, son más bonitos y se lanzan en el centro de la ciudad.

Me fue imposible encontrar a las amigas con las que había quedado porque, cuando llegué al puente que habían preparado para que la gente viera los fuegos artificiales, apagaron todas las luces de las calles y ni siquiera funcionó el método de “enciende el móvil y agítalo por encima de la cabeza”.

Me encantaron los fuegos artificiales, pero después fue una odisea encontrar a mis amigas cuando volvió la luz. Además, hacía frío [¿por quéééé?].

La vuelta a casa en el autobús fue una auténtica locura. Los amables dueños de la empresa de transportes no pensaron en que, la noche de la fiesta nacional, habría sido una buena idea poner en funcionamiento los autobuses más grandes, que hacen el servicio durante el día, y no los pequeños.

Los empleados de la compañía se dejaban la voz pidiendo a los viajeros que continuaran hasta el fondo del autobús, sin llegar a aceptar que físicamente era imposible seguir avanzando, y además la gente estaba sentada de dos en dos para aprovechar mejor el espacio.

El autobús estaba tan lleno que más de una vez hubo que jugar al Tetris humano para conseguir que las puertas pudieran abrirse y cerrarse bien.

Lo que hay que aguantar…

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s