YO VOY! Rock in Rio 2010. Segunda parte

El sábado 5 de junio quedé con mis dos acompañantes a las 17.00. Hacía un calor abrasador y decidimos ir andando hasta el Bernabéu, ya que el Metro no es el mejor lugar de Madrid cuando hace calor.

El espectáculo que vimos al llegar al estadio “daba miedo”: una cola kilométrica de gente esperando a coger los autobuses que llevaban a la Ciudad del Rock. Habíamos leído que esos autobuses salían cada 15 minutos, por lo que ya estábamos totalmente desmoralizadas y pensando que nunca llegaríamos al lugar del festival. Pero, para nuestra sorpresa, salían autobuses uno detrás de otro, sin parar. Todos llenos hasta los topes, como ya imaginaréis.

Llegamos, por fin llegamos, y nos tocó esperar mucho rato hasta conseguir entrar al recinto. Nos quitaron nuestras botellas de agua (“Mierdaaaaaa”) y también tiraron los tapones de las botellas que sí nos dejaron. La fiesta empezó desde el mismo momento en que entramos en el recinto: fuentes de agua en el suelo (lo primero que hicimos fue darnos “una buena ducha” para soportar el calor), y también hicimos lo posible por recoger todo el merchandising que regalaban a la entrada (¡vivan las barritas de luz química!).

También nos montamos en la noria y tuvimos suerte porque no nos hizo falta esperar demasiado para ello. Aproveché para cenar en el Döner Kebap, que, para mi sorpresa, tenía precios razonables y no disparatados. Cuando pedí agua, se me abrieron los ojos como platos y empezaron a brillar de la ilusión, porque el chico que me atendió me sacó una botellita… Me llegó la decepción al instante, porque le quitó el tapón y me la dio así, sin más. Ay… Reconozcamos que las medidas de seguridad son a veces muy fastidiosas.

De ahí, directas al Escenario Mundo. Acababa de empezar la actuación de Calle 13. No os voy a mentir, no me gusta casi nada su estilo de música, pero creo que saben establecer un buen vínculo con el público y hacer un directo bailable y ameno (incluso para los no fans como yo).

'Fairy light bokeh' por Christmas Stock Images.

‘Fairy light bokeh’ por Christmas Stock Images.

Rihanna empezó su concierto casi 35 minutos más tarde de la hora, y ya estábamos desesperando cuando decidió por fin hacer una entrada espectacular con coreografías fuera de lo común. Fue muy emocionante, pero después hizo una racha de cuatro canciones lentas seguidas, o algo así, y bajó muchísimo la animación del público. Las últimas canciones recuperaron más o menos el nivel del principio.

Y por fin… ¡Shakira! Hizo una entrada espectacular, y unos chicos que teníamos al lado gritaban “¡Eres una diosa!”. Canté (o, más bien, grité) todas las canciones, “como si no hubiera un mañana”. De verdad os confirmo que para mí el concierto fue espectacular y que merece la pena ver a Shakira en directo al menos una vez en la vida. Es muy cercana al público, pone mucha emoción y baila de una manera increíble.

Uno de los momentos clave del concierto fue la divertidísima canción La loba, pero también me gustó mucho la fantástica Hips don’t lie. Para terminar con una noche mágica, David Guetta. A mí me cansa escuchar electrónica demasiado tiempo seguido, pero he de reconocer que este hombre es un auténtico dios de las mezclas.

Y hasta aquí mi valoración. ¿Qué me contáis vosotros del Rock in Rio?

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s