Se quedó dormido mientras hablaba…

Una de las mayores locuras que he tenido el placer de probar en esta vida (y que recomiendo a todo el mundo) es la de irse de viaje con amigos en medio de una época de exámenes, y no llevarse apuntes. Obviamente, si le tenéis algo de aprecio a vuestras notas, hay que darse una paliza increíble a estudiar antes de marcharse y comprobar que durante los días de ausencia no hay ningún examen.

El año pasado, en marzo, tuve la oportunidad de viajar a las Islas Canarias, pero las fechas parecían totalmente incompatibles con mis exámenes. La solución fue, como ya he dicho, estudiar como una posesa antes de irme y disfrutar al máximo del viaje.

Como ya supondréis, en los días que estuve en Canarias me lo pasé fenomenal, pero no dormimos casi nada, y a mí me esperaban deliciosos exámenes a la vuelta.

‘I’m getting sleepy’, por Takashi(aes256)

El sueño y el cansancio llegaron a límites insospechados, y mis dos compañeros de viaje decidieron, al igual que yo, dedicar el trayecto de vuelta a dormir. Yo conseguí descansar un rato, pero me desperté pronto y, para mi sorpresa, vi que uno de mis amigos también estaba despierto. Charlamos durante un par de minutos y, de repente, él se quedó dormido, en medio de la conversación, de una forma alucinante. Me entraron unas ganas tremendas de reírme, sobre todo cuando pasó la azafata a ofrecerme un caramelo y se dio cuenta de que mis dos amigos estaban totalmente “sopa”, uno con la cabeza hacia atrás y la boca abierta, y el otro con la cabeza hacia abajo.

Imaginaos lo que nos reímos los tres cuando aterrizamos y les conté que uno de ellos se había quedado dormido mientras hablaba.

Teníamos los tres un aspecto lamentable y un sueño insufrible mientras recogíamos las maletas. Aproveché para echarle un vistazo a un periódico gratuito, pero mis amigos me dieron un codazo. “¡Mira, es Aída!”, me dijeron. Efectivamente, acababa de pasar Carmen Machi delante de nuestras narices, y no reaccionamos a tiempo para hacernos una foto con ella. Mientras aún sonreíamos por la coincidencia, otro personaje que nos resultaba familiar se acercó a hablar con un señor que estaba a nuestro lado. Esta vez reaccionamos al instante: ¡Javier Bardem!

A veces siento que las cosas más interesantes ocurren de manera imprevista, cuando tenemos mucho sueño y mucho cansancio acumulado.

Anuncios

Comenta :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s